Poemario curioso

Todavía con algo de luz

 

Todavía con algo de luz afuera de los bolsillos,

fumando adentro de los barracones,

tras la cena y aún en uniforme de campaña

el ejército utópico

repasa textos de un sociólogo húngaro

amante de las sociedades sociópatas.

Hay jóvenes reclutas bohemios

sargentos violinistas

y un general que vive atrincherado en un jardín

que riega concienzudo con agua de rosas y lágrimas

de melómanos emocionados.

Hace años que en la guerra de las ideas

se firmó un armisticio vergonzante

y replegadas las tropas convencionales

quedaron alzados algunos locos beligerantes

(no tienen adonde ir en navidades

porque su casa es darle vueltas

al pensamiento,

allí cantan y ríen

rellenan pavos

parten el año recitando a un poeta llamado

Ángel González).

Si llueve duermen fuera

bajo las nubes

pidiéndole un deseo a cada gota

y luego con el barro hacen peones

para jugar al ajedrez sobre los renglones

de esta o aquella antigua escritora

de la que no comprenden el idioma pero si el ritmo

de las palabras esdrújulas

atronadoras.

Ahora andan buceando en la ingeniería

construyendo un cañón que dispara flechas perfumadas

(la idea es de cupido, un soldado raso,

mil y una y otras tantas veces desenamorado)

con aroma de sinfonías y rima consonante,

que no hay que desdeñar ningún sentido

a la hora de inundar el campo de batalla

con belleza y con palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s