No es mi hogar pero se le parece

No es mi hogar pero

se le parece,

con ventanas como ojos abiertos por donde se cuelan la luz y las abejas y,

en días felices,

la llovizna alegre.

No es mi hogar pero huele a leña y tiene

todo el calor y brazos abiertos si, de lejos, tirito.

Será que no tuve nido, no más que un hatillo donde porto la suerte

de las apátridas, será que nací en la calle y

cuando el sol se retira

la ausencia de techo es el techo mismo.

No es mi hogar pero acoge mi ropa y mi cansancio y el aire exhalado

de mi sueño.

Me repito que no,

que no es mi hogar, no podrá nunca serlo, pero,

se le parece.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s