Casus belli

 

El verbo látigo,

la astenia precoz

la indiferencia imperdonable hacia

la primavera.

¿Qué suena?

La voz

la sombra

la veladura tatuada de los años,

surco, fuego en los trigales,

caballitos de mar enroscados

en la pantalla…

Todo esto suma demasiado.

Alguien dice ¡Basta!

al otro lado de la enredadera,

contagioso como el bostezo:

basta,

y se nace en ti de duro parto

la palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s