Chocolate e marzipã

Chocolate e marzipã en monodosis, para que cunda hasta el final del día o de esto, sea lo que dure o dure lo que sea. ¿Recuerdas? Adoro cómo masticas las palabras y las letras, delicadamente y luego, cuando no quedan más que puntos y patitas, te lames los restos de los labios. Marzipã. Siempre me gustó cómo comes, lo haces con alegría, nunca con la pereza mustia de la inercia. Lo salado, lo picante y sobre todo aquel dulce nuestro de chocolate relleno de mazapán, o cioccolato e marzapane, o schocolade und marzipan, en cualquier idioma lo íbamos a entender, en cualquier chocolatería de cualquier país lo sabremos pedir para devorarlo despacito, porque se puede, ya lo sabes bien, negro mío, devorar lento. No varía gran cosa, con un casi nada de picardía nos comeremos el mundo tu y yo, o nos comeremos al menos los cognados, que son ellos al fin y al cabo. Qué por qué se parecen tanto en tanta lengua diferente las palabras, dices, en mi lengua y en la tuya, en las dos se funde por igual el shokolad, son los cognados, coraçao, y no hay más ciencia. Piensa qué sencillo, el chocolate es un hallazgo relativamente novedoso para el mundo, con un origen concreto, y una difusión incomparable, una carrera meteórica, vaya. Si hubiese cotizado en bolsa en el siglo XVI yo hubiese invertido todo mi mísero peculio, todo todito. Toda cultura golosa lo asimiló con su nombre original, aportando diferencias dadas por la fonética y la gramática propias pero con escasa perversión del término. Si los checos hubieran tenido chocolate en sus alforjas cuando empezaron a formar su idioma y a nombrar a los árboles y a los pájaros y los ríos y a todo lo que rodeaba a su pueblo pues otro gallo cantaría, pero no, les apareció este regalo de súbito y ya con las palabras inventadas, así como buenamente pudieron lo bautizaron: čokoláda. Dale las gracias a la eufonía del chocolat al nahuatl, macrolengua que globalizó la mesoamérica antes de que tú nacieras, niño cuasi eterno, pues así dicen que decían los originales, xocoatl, xoco, de amargo y atl, de agua, aunque se apunta también al chocolatl, con choco-chocoxtic, de color café o amarillento y atl, de agua otra vez. Siempre la gente que estudia anda a guantazos con la etimología, ni te imaginas las encendidas polémicas, allá ellas, nosotros a comer, ¿verdad? Nunca podremos agradecer a esas gentes oriundas el acierto de consumir así el cacao. ¿Te está gustando la clase-misiva de hoy? Francamente sabrosa, no lo negarás. Otra guerra es la que se traen con el origen del mazapán, no tanto con la dulce masa de almendras como con la palabreja. Obviando la opción simple del masa más pan, andan a vueltas que si del latín martius panis o marci panem, que si de una ciudad llamada Martabán, que si del árabe mautaban, que era una moneda y luego los venecianos lo convirtieron en unidad de medida de cereal, a su vez en la cajita donde se medía el grano y como más tarde esa cajita se usó para embalar dulces pues toma ya, desplazamiento semántico, del continente al contenido, ¿te parece un devenir viable? Y luego, claro: marcipán, massepein, marţipan y hasta el marsipaani finés. Si no se ponen de acuerdo, pues mejor, en la variedad de historias está el gusto, son bien novelescas las personas lingüistas, ya tenemos nosotros nuestra postura común, comer chocolate relleno de mazapán cada vez que estemos juntos, o bien mazapán cubierto de chocolate, ….., la batalla está servida, pequeño. Pues eso, que esto son cognados, palabras muy similares para decir lo mismo en muchos idiomas, si te aburres de tanta vuelta no haber preguntado, además, ninguna profesora de lengua si interesaría tanto por tu geografía. Ahora he pensado que también yo te llamaría igual vinieses de donde vinieses y fuera yo de donde fuera, igual con un poco de acento nativo, por darle interés, pero sí, en todos los casos te llamaría igual, quiero decir, felizmente, y con la boca anhelante y llena de tu nombre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s