Sepa usted

Sepa usted que aún la recuerdo,

 

nítidamente como era hace cincuenta

hace cien años,

sepa que su voz envuelta en helechos está en mí

a pesar de toda esta niebla de la desmemoria eliminando las canciones

de la infancia.

 

Sepa usted que sé que me miraba mirar sus gestos

complacida, y que tengo como acontecer diario

esa sonrisa acostada en el aire vacío

que es demasiado aire sin muebles y que hace evidente el exceso de nada

-ahora necesitaría objetos triviales donde posar la mirada.

 

Me quedo prendido por los siglos que me queden

prendido aún a su silueta perenne

entrando y saliendo del agua y lo recuerdo todo

-el sabor de la manzana invadiendo la mañana y su voz serena,

envolviendo ese presente inmerecido que depositó en mis manos usted,

la del trozo de cielo en la palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s