Los botones suicidas

Los botones de las camisas

saltaron por la ventana

hartos de estar ocultos tras las corbatas tristes y ejecutivas,

así se abrió el pecho por fin sin pretextos

libre de la aparentemente frágil cadena.

Así de sencillo fue que

la vocación suicida de esos disquitos nacarados

lo entregó para siempre desnudo a sus brazos,

todo pulmones, corazón y versos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s