El techo está al caer

“El techo está al caer”,

dijiste mirando al reloj aquella tarde de hastío.

Y logramos huir antes de que él y las paredes

se nos derrumbaran encima,

con sus opresivas cenefas de florecillas tristes

las fotos enmarcadas

la lámpara de lagrimones de vidrio translúcido.

 

El techo está al caer si nos quedamos,

si nos dejamos absorber por el ritmo hipnótico

del reloj de la cocina y sus manecillas de cera derretida.

 

Cual si se tratase de un bombardeo aliado

salir del todo, sin zapatos, con

la ropa

desabrochada,

huir hacia el pasado a reiniciarlo todo

con una capa de otro color,

deshacerlo todo y jugar a dioses creativos

(ensayo-error)

hasta que nos guste el cuento rescrito y

podamos pasar la tarde haciendo punto

mirando el invierno por la ventana

sin que se nos caiga la casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s