Ahora que nos decimos

Ahora que nos decimos sencillamente

bla bla,

que nos decimos ble ble,

sube el mar hasta la cumbre

sólo por deseo puro de subir a estar cerca de los pájaros

y baja luego regando todo y nosotros bla bla ahora,

ahora que nos decimos.

 

Ahora que nos queremos y una estrella nos atraviesa el pecho

y se queda ahí proyectando sombras ligeras como

una vela

en una jaula,

los árboles crecen como ya crecían y no nos habíamos

percatado de el oscilar de las ramas ni del trino creciente

ni del correr de sus sombras.

Y todo es igual, pero nada es lo mismo ahora que nos decimos

simplezas

en otro tono,

otro color

otra certeza.

 

Ahora que nos miramos como desde la boca de un aljibe

buscando abajo al fondo las piedras y los musgos

encontrando tanto a través del agua oscura y nos decimos

y nos queremos ahora,

ahora que nos decimos y ahora, ahora

que nos queremos enormes, inmensos,

pierden su fuerza nuestras piernas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s