VII

 

Sentir tu peso

como una fuerza gravitacional multiplicada

ser yo y también ser L. por un momento

tu sombra y silueta, perfectamente recortada como un monigote en cartulina

guardar en la respiración el olor de los cuerpos durante la mañana, eso deseo.

 

¿Ante quién temes perderlo todo?

¿Ante la misma que te vacía y te rodea la nuca tras el relámpago?

 

Hombre fuerte, chiquito, desprotegido

adoro la metamorfosis que hace de la roca arcilla suave y moldeable, y viceversa.

 

Sentir tu peso,

la conjunción de todas las tormentas, agujero negro que succiona materia y energía.

 

¿Qué dudas cuando muerdes mi piel y andas mis curvas?

¿Qué temes sino anhelar los embates de un mar furioso, de cadencia natural y conocida?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s