Poema trunco

[…] con un desconocido aleteo
que venía a remover las hojas que el viento
-siendo huracán fiero-
aún no había barrido.

Tal fue la invasión,
la fuerza,
del encuentro de los cuerpos,
que pareciera que […]

Asísteme, oh, ángel de piedra
pues ando andando terrenos baldíos
y quiero ser fértil, quiero ser verde
y no queda agua
y no queda vino.

[…]

¡Qué cosas!
¡Qué tiempos!
La serenidad no será ya más el territorio
de las palabras ni de los hechos,
había un lugar para refugiarse y hoy
estamos llamando a la puertas del […]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s