Amigas y amigos de un preso político

Si nos ponemos a dialogar sobre presos políticos pasa que cada cual tiene su opinión de quién merece ese título y quién no, y se empieza a hablar de legislaciones, de países y hasta de culturas. Como en casi todo asunto, la subjetividad crea el desacuerdo. Un manual de Amnistía Internacional define: preso político es todo preso cuya causa contenga un elemento político significativo, ya sea la motivación de sus actos, los actos en sí mismos o la motivación de las autoridades. Esta idea incluye mucho, y también aclara. El mismo manual observa: Los gobiernos suelen afirmar que en su país no hay presos políticos, sino únicamente presos encarcelados en aplicación de las leyes penales ordinarias. Claro, eso es lógico, un gobierno no va a admitir sus propias actitudes represivas, el problema surge cuando la ciudadanía acepta tragar determinadas causas sin contemplar siquiera la posibilidad de la duda. Este 1 de marzo saldrá de prisión, por sexta vez en su vida, Arnaldo Otegi, condenado esta vez junto a dos compañeras y dos compañeros más por tratar de organizar un proceso político que no gustó y que la justicia denominó Caso Bateragune. El encausamiento inicialmente provocó desconcierto y contó con cierto rechazo social y político, algo que, fuera del País Vasco, ha ido amainando hasta llegar al punto de que si encuestáramos a la ciudadanía una parte ínfima sabría decir los motivos por los que esta gente ha cumplido condena. A nivel internacional la campaña por la libertad de los presos y presas del Bateragune logra enormes apoyos, personajes como Pepe Mujica, Angela Davis o Desmond Tutu, se suman a la causa; en el estado español, gentes de izquierdas, colectivos a favor de los derechos humanos y algunos partidos políticos no han dejado de exigir la excarcelación, pero esta corriente es alarmantemente minoritaria. Otegi no está de moda. La conciencia de masas parece operar como la cultura de masas y hoy, agonizando el Humanismo y denostada la opinión propia, colocarse en la piel de quien soporta una injusticia no entra en el mainstream. No es el tiempo ni de las minorías ni mucho menos del individuo. Si a usted le dijeran que el proceso político-social de Euskal Herria en los últimos años a provocado el cese de la violencia y la aparición de partidos independentistas legales que sólo contemplan la acción pacífica, y que parte de los responsables políticos están por ello en prisión, se sorprendería, seguro. Bien, eso es lo que ha ocurrido, otra cosa es que eso cale en la opinión pública. Lo que reina es otra verdad engendrada por los grandes medios y aparatos políticos del Estado, que coloca fuera del espectro político aceptable a quien ponga en duda la forma del mismo. Otegi sale el martes y hay quien ha solicitado que se prohíban los actos de recibimiento fuera de la cárcel de Logroño y en Elgoibar, su localidad. Finalmente se celebrarán. Nadie puede soportar la condena por la persona condenada, ni vivirla por igual, pero hay quien siente la necesidad de mostrar su solidaridad. Amigos y amigas. Es fundamental la existencia de las amigas y los amigos del represaliado. Digo amigos y amigas y no defensores y defensoras de derechos, porque el hecho de mantener el apoyo y la confianza permanente se asimila más a la amistad profunda que a la reivindicación, así como es cuestión de amistad entre seres humanos apoyar la libertad de quien la merece aunque no se compartan las ideas. Dijo Voltaire algo así como “No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero defendería con mi vida su derecho a decirlo”, y tampoco es que haya que morirse, pero por esa veredita deberíamos empezar a andar. Ninguna persona debe estar presa por hacer política, y no hay que tener miedo de exigir la libertad sin reservas. Yo me apunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s