La lectora

Como sé que lees mucho
apasionadamente sumergida y ausente
tanto que tu madre se preocupa
cuando superas las tres horas sin alzar la vista
(casi siempre),
voy a escribir a un ritmo frenético
para que nunca te falte,
aunque soy consciente de que perdí la carrera
antes de comenzar.

Como sé que lees en voz alta
como para una gran audiencia en ocasiones,
en ocasiones susurrando
como para una compañera de cama acurrucada y oídos alerta,

voy a escribir algo plagado de jotas, de tes, de erres
esperanzada en que te deleites con la sonoridad brusca de las palabras
y paladees gozosa los mejores trabalenguas de los que sea capaz.

También algo suave, de eses, de eles, del tipo
     “los suaves alisios
               mecen los olmos”
para la lluviosa e invernal tarde
en que leyendo a cuatro manos
oídos alerta,
yo sea la acurrucada compañera.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s