Gaua eta ni

Ese ha de ser
el todo
al fin.
La noche perfilada al borde del párpado
y yo y la noche como casa del sueño y la vigilia.
Escriben las estrellas:
Khalil Gibran se ha vuelto loco
a fuerza de mirarnos,
lo disfrutan con malicia infantil,
benditas sean, y su camino sea
la alfombra de los animales cansados.
La noche y yo,
gaua eta ni, susurra Olatz como si nada
como si no me estremeciera casi hasta el llanto y
el dolor
cada palabra suya
impregnándolo todo,
también los silencios me estremecen y ella con su nana
como si nada.
Ese ha de ser
el todo
una noche limpia y estrellada para caminar sobre el mar
con su arrullo al fondo, sobre el arrullo del agua salada.
Maravilloso dormirse de pie y en marcha
sin perder el rumbo,
internarse deliciosamente en la noche, que soy yo al fin y al cabo.
No me preguntes cómo lo sé:
nací de la noche partiendo con sumo cuidado el cielo,
ese es mi gran secreto,
por eso se me quiebra el corazón si respiro
con los pies en la tierra.
Ese es mi lugar,
la noche
y mi lugar soy yo, vengan hacia mí si alguien me busca,

mi lugar soy yo
y la noche,
gaua eta ni.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s