Hoy estuve en Enero

Hoy estuve en Enero
temprano a la mañana,
también tú estuviste pero claro
no te he contado que te di abrigo y
aún no lo sabes.
Hoy estuve en Enero desayunando
naranjas frías y dulces,
era gris
era viento mojándonos los ojos y la cara,
era Haja o que houver como banda sonora
de unos brezos bailando en la música tenue.
Respiraba el mar a quinientos kilómetros y tú
casi te morías de añoranza
(no del todo, no de muerte, no te gustan los dramas).
Te amé tanto en Enero con tus marcas de sábanas
que me niego a volver sin dejar atrás el alma
-sosegada, tomando café o leyendo,
cuidando hasta mi regreso de la casa-.
Hoy estuve en Enero,
cruzó el cielo una garza blanca y la vimos en silencio
leyéndonos los labios espalda con espalda.
Paseé tranquilo
me puse una bufanda
escribí palabras
caléndula,         lóbrego,
                               bronce de campanas
al azar en la niebla
preciosa,
arena,                      rama
y las borré luego
para no dejar más huellas en Enero
de ese viaje fugaz
a tu mirada.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s