Voluta

Barriendo las esquinas de una voluta
-qué tarea tan linda,
levanta los pies, anda-,
pasamos tres o cuatro siglos, vida arriba,
vida abajo.
Somos lunáticos
enroscados a baja gravedad
como caracoles de luna de miel
cuerpo arriba,
cuerpo abajo.
El momento inevitable en que tengamos que escribir,
aprovechando la arena limpia de la bajamar
nuestras memorias,
recordaremos
tal vez
sólo incontables historias
de dos rombos
y la vez aquella que por incendiar la sotana de un obispo
a base de besos
pasamos la noche incendiando los muros de un calabozo
a base de besos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s