Cuando seas leyenda

Cuando seas leyenda y sea tu voz presente
sólo en tiempo pretérito,
reproduciéndose tus palabras
en los papeles,
yo pasaré casualmente la calle con tu nombre sin hacer fotos como los fanáticos
de tus milagros.
Sé que estuve a tu lado una tarde
(hubo otras,
pero aquella estuviste también en alma y en estómago
devorando pájaros y crepúsculo).
Cuando seas un mito,
colmada de flores tu cama de piedra y mármol,
adorándote gentes antípodas que de ti no saben nada,
yo sabré que sí,
que estuve como estuvo tu boca llenando el espacio,
impidiéndome ver el
atardecer de gaviotas danzantes sobre malva mar y agonizantes rojos fulgores.
Desde que ignoren que no querías acabar en la tierra sino en el cielo
(obviándose como siempre tus últimas voluntades)
para ser sustrato a la raíz de las nubes que se anclan aquí y allá en todas partes
regando humedad en mis pulmones secos,
sabré seguro que estoy viajando galaxias allá en tu bolsillo,
o prendido como una flor a tu cuerpo.
Todo esto será cuando seas,
porque serás,
musa de las elegías,
magua ahogada,
brindis y vinos.
Será cuando sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s