Cric

El grillo tirita y en el estremecimiento
se le escapa un cric,
un cric cric
que no es un saludo
a la luna creciente de agosto,
menos aún
una serenata a la noche recién regada,
nada que ver con la temperatura ambiente en la piel de la jardinera,
es tan sólo la emoción que le delata
en el escondite donde se esconde a leer
el Adagio en mi país de Zitarrosa,
entre otras cosas.
Se avergüenza y se le escapa nervioso otro cric
y más,
cric cric cric incontenibles como la risa en un velorio.
Ortóptero sensible
erizada ala
fondo sonoro del desvelo,
no te sonrojes,
a mi me ataca el hipo con oler
la tinta sobre el papel de Ángel González.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s