El crack de las cucarachas

Qué horror acostumbrarse al horror
a la hora del almuerzo,
sin rombos ocultando
los despedazos macheteados de la jungla gris o verde
en Guerrero o en Alepo.
Deleznable como la cucaracha
que hace crack
y se rompe
en treinta y tres
pedazos
en la sopa
de la prisionera.
Qué horror
esa cucaracha
tiene apellidos y nombre,
está designada por otra mayor
solamente para
causar asco.
Los misiles cortan el azul negro nocturno
silbando cínicamente
canciones de cuna y resulta que los asesinos
se visten de nazarenos.
Qué esperpento el noticiero y qué horror
la corbata del periodista
que le va apretando poco a poco
como una soga
el cuello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s