Esta playa sucia
demasiado sucia
de restos
de miedo a las gaviotas de mirada gris
opaca
nos ha ido poniendo tristes
demasiado tristes para
siquiera
sonreír un poco
simuladamente con un vértice de la boca apenas
ni siquiera con el extremo por donde exhalan humo
los pescadores que en las rocas fuman con cachimba alguna salobre hoja seca.
No hay nadie feliz en esta playa
demasiado sucia
no hay pupilas que miren al horizonte
justo donde se oculta lentamente el sol
esa esfera de color desconocido que nadie mira
en su horizonte ni nostálgica ni
desesperanzadamente.
En esta playa desembarcó alguien un día
con pié seguro pero
no queda ni la huella
ni el gesto
mucho menos memoria
de su apellido.
Esta playa sucia
de cargas y de hartazgo,
de hombros caídos
de barbas descuidadas,
sucia de náufragos tristes,
demasiado tristes para intentar sobrevivir apenas,
tiene el destino escrito en la sal que deja
sobre la arena cuando se retira
la marea y las gaviotas gimen
como plañideras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s