sexo de sobremesa

Cuando hierven las cafeteras
de medio mundo
se despide la chica del telediario
y nos vamos cruzando casuales
por el pasillo las manos
en los manteles las pieles
adivinando
otra sobremesa más
de sexo reparador
que nos archiva las risas y penas
de la mañana y nos
ordena las herramientas
de fabricar la tarde.
Qué curioso que
la repetición no sea repetitiva
ni rutinaria.
Qué delicia que
nos guste tanto el dulce y
siempre tengamos repletas
la boca y las manos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A lápiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s