sombras chinas

Alguna noche llego cantando a casa
(escandalizando aposta a las vecinas más serias)
margullando en un mareo vaporoso y lento,
y tras vagabundear por el pasillo
y sentarme a oscuras en todas las habitaciones
termino siempre ante la luz de la lámpara de papel
dibujando en la pared sombras chinescas.

Son escasas ocasiones
pero son
al fin y al cabo,
trazo palomas y conejos
que vienen alegres al reencuentro
aunque ya nunca llegan como antaño por parejas.

Hay una clara evolución de mi capacidad creativa y
de mis manos
en las últimas fructíferas sesiones,
de modo que voy creando todo un animalario
con especies fabulosas
de origen delirante.
Son mágicas,
únicas,
esperpénticas.
Me cuesta mucho acertar a poner nombre a estos seres y de una vez a otra
recordar sus formasy sus gestos.
Tanto como me cuesta admitir el terror que a veces me provocan
haciéndome apretar los puños hasta que desaparezcan.
Tanto como pedirte por favor que vengas una de esas noches
para que mates a las bestias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s